Agenda Mexiquense

Panorámica multidimensional de las mujeres en 2023

Lic. Susana Munguía Fernández

Titular de la Unidad para la Coordinación de Trabajos de Igualdad de Género y Erradicación de la Violencia Política en Razón de Género

La integración de las mujeres en diversos ámbitos de la vida pública es reciente, recordemos que hace casi 70 años el reconocimiento constitucional del derecho a votar y ser votadas fue conquistado por las mexicanas y, a partir de este hecho, el ejercicio y disfrute de derechos laborales, educativos, en materia de salud y reproductivos se ha ido fortaleciendo. Con nuestra participación, las mujeres en México incidimos más en la toma de decisiones que afectan todas las esferas. 

Teniendo lo anterior como marco, es importante detenernos un momento para reflexionar sobre la participación, en diferentes escenarios, de las mujeres alrededor del mundo de cara al 2023. 

Datos de la Entidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) al 2022, nos permiten visibilizar cómo apenas en los 193 países reconocidos por la ONU, son solo 30 las mujeres que se desempeñan como Jefas de Estado o de Gobierno. De acuerdo con estimaciones del citado organismo, a este ritmo la paridad en las máximas posiciones de los poderes políticos de los Estados se alcanzará en 130 años.

Aunado a ello, vale la pena tomar en cuenta que el derecho al sufragio, no es una realidad para todas las mujeres, como es el caso en Brunei y Afganistán, inclusive se manifiestan limitaciones para ellas, debido a que están a lo dispuesto por la voluntad de la figura paterna como en Emiratos Árabes Unidos y Pakistán. 

Otra dimensión fundamental para comprender las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres, es la integración en los espacios laborales. En términos del estudio La Mujer, la Empresa y el Derecho 2023 del Grupo del Banco Mundial, en el que se analizó movilidad, remuneración, parentalidad, activos, trabajo, matrimonio, empresariado y jubilación, 2.400 millones de mujeres en el mundo que cuentan con edad laboral no tienen los mismos derechos que los hombres. De esta cantidad, 210 millones de mujeres se encuentran en América Latina y el Caribe. No obstante, es de destacar que Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Letonia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y Suecia proveen condiciones jurídicas igualitarias y sobresalen con una calificación de 100 puntos, mientras que México consiguió 88.8 en su desempeño.  

En este tenor, la Organización Internacional del Trabajo (OIT, 2023) advierte en el informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo Tendencias 2023, que el llamado déficit de empleo afecta de manera más considerable a las mujeres. En 2022, la falta de empleo a nivel internacional aumentó a 473 millones de personas, que se traduce en un 12.3 %. De este monto, 205 millones de personas tienen la calidad de desempleados y 268 millones presentan una necesidad insatisfecha de trabajo. Cabe indicar que, esta carencia para las mujeres es del 15 %, y para los hombres representa el 10.5 %. Además, por cada hombre sin actividad económica existen 2 mujeres en el equivalente caso, visibilizando las desigualdades en el mercado laboral motivadas por cuestión de género.

Las mujeres en el mundo enfrentamos numerosos retos. Este año las Naciones Unidas promueven diversas actividades en el marco del 8 de marzo para incentivar que los gobiernos generen, fortalezcan y promuevan políticas públicas que permitan a las mujeres el acceso a las tecnologías de la información y comunicación a través de la campaña: Por un mundo digital inclusivo: Innovación y tecnología para la igualdad de género (ONU, 2023).

Así pues, con el inicio del Sexagésimo séptimo periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, con el asunto principal La innovación y el cambio tecnológico, y la educación en la era digital para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas, que se lleva a cabo del 6 al 17 de marzo, se ha establecido que, en el contexto global las mujeres tienen poca posibilidad de disponer de un teléfono inteligente (18 % menos, en comparación con los hombres) y ni se diga respecto a la conexión a internet o hacer uso de él, por lo que, se cataloga a la brecha digital como el nuevo rostro de la desigualdad de género (ONU, 2023). 

En el sector de la economía y la educación correlacionadas con el mundo digital, sus tecnologías e infraestructura, las mujeres, las mujeres jóvenes y las niñas en la región de América Latina y el Caribe han logrado el acceso a procesos de enseñanza-aprendizaje en mayor medida que los hombres, hecho que no se refleja en la obtención de trabajos, ni en la remuneración, y tampoco en la ocupación de puestos de toma de decisiones según lo muestra la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL, 2022). 

Estemos atentas y atentos a los hallazgos que se revelen como conclusiones de esta comisión, pues sin duda serán cruciales para las determinaciones políticas, económicas y sociales de los próximos años. Sí, se han materializado avances, pero las cifras aún se observan distantes de las metas que nos propusimos para alcanzar los objetivos conjuntos enmarcados en la agenda 2030. 

Como autoridades, desde nuestros ámbitos de competencia, requerimos ser sensibles a las brechas que hoy persisten en el acceso y disfrute de las mujeres a espacios en el mercado laboral, el ejercicio efectivo de los derechos reproductivos, garantizar el acceso a espacios de toma de decisiones en la esfera política libres de discriminación o violencia motivada por el género; en suma la implementación efectiva y certera de políticas públicas y acciones multisectoriales con miras a alcanzar la igualdad sustantiva.  

Leave A Comment